miércoles, 18 de agosto de 2010

A lo incendiario

Suele pasar cuando en estos días tan fríos de agosto le pegas fuego a unos matojos, que la cosa se va de madre y tienen que venir los únicos que se atreven los piros.