domingo, 2 de agosto de 2009

La inocente confianza

La inocencia tiene su época, en ocasiones incluso es maravillosa, pero cuando se vuelve confianza excesiva nos traerá problemas; y es que, desgraciadamente uno no puede ir por la vida fiandose de todo lo que ve.

Cuando un amigo se despide de ti con un Chao Chao es que se ha enamorado de alguien. Cuando dice que todo Fenomenal es que esta haciendo planes serios con su pareja. Cuando suelta que ha tenido un fin de semana Fantastico, es que has perdido a tu amigo.

Así comienza una entrada en el blog de Mikel urmeneta en la que expone sus pensamientos acerca de las personas que buscan la estabilidad como forma de felicidad. Lo realmente interesante han sido varios comentarios que han seguido a la entrada; en la que se arremetía con fuira contra el autor, diciendo cosas como que con ese pensamiento no se sería feliz. Lo que más me llamó la atención es que se intenta exponer la felicidad como un estado permanente, ocnsecuencia de una acto. Según ellos, no estar casado o no tener un trabajo fijo sería quemar la vida.
La felicidad, por lo menos para mi, es un estado pasajero; recordar que cuando llegué a casa voy a comer mi plato favorito o charlar con mis amigos. Un estado pasajero pero intenso, por lo menos para mi...